Acciones en la bolsa de valores: Lo que tienes que saber

Cuando consideramos invertir en la Bolsa de Valores, nuestra primera opción suele ser en las acciones. Estos instrumentos financieros son fundamentales para entender el funcionamiento y la dinámica del mercado de valores. Una acción representa la participación en la propiedad de una empresa, permitiendo al inversionista obtener beneficios y asumir mayores riesgos. En este escrito, vamos a analizar la clasificación de las acciones y su función.

Clasificación de las acciones 

En general una acción se clasifica en diversas categorías, estas mismas están principalmente basadas en diferentes criterios, por ejemplo el tamaño de la empresa, el sector al que pertenece, la liquidez, la rentabilidad y los derechos de voto.

La forma más común de clasificar las acciones es según su tamaño, en este sentido se clasifican en acciones de gran capitalización, de mediana y pequeña capitalización. Las acciones de gran capitalización pertenecen a empresas de gran tamaño y prestigio en el mercado de valores, con una alta capitalización bursátil. Estas empresas se distinguen porque suelen tener una trayectoria estable y ofrecer dividendos. Mientras que las acciones de mediana capitalización corresponden a compañías de tamaño intermedio, lo que se traduce en que presenta un potencial de crecimiento y una mayor volatilidad en comparación de las compañías de gran capitalización. Y finalmente las acciones de emisoras de pequeña capitalización pertenecen a empresas con menor reconocimiento.

Además las acciones se clasifican según el sector al que pertenecen, para este caso las acciones se clasifican en sectores económicos, tecnología, energía, finanzas, salud, entre otros. Esta manera de clasificar una acción permite al inversionista enfocarse en un sector específico en función de su experiencia y preferencias, además que logra facilitar el análisis y la comparación de emisoras dentro del mismo sector.

La segunda manera de clasificar las acciones es por medio de la liquidez, y estas se traducen como aquellas acciones que tienen una alta demanda y negociación en el mercado, es decir las emisoras que se compran y venden con facilidad. Generalmente estas acciones pertenecen a empresas de gran tamaño y con alto grado de reconocimiento por sus grandes volúmenes de negociación. Del otro lado de la moneda, las acciones con baja liquidez son aquellas emisoras con baja demanda y negociación limitada, lo que dificulta su compra y venta.

La tercera forma de clasificar una acción es por medio de su rentabilidad, en este sentido, se distingue entre acciones de crecimiento y acciones de valor. Las acciones de crecimiento son aquellas pertenecientes a empresas con un alto potencial de crecimiento en sus ganancias y valor de mercado. Estas acciones suelen tener precios más altos en relación con sus ganancias y se caracterizan por su dinamismo y volatilidad. Asimismo, las acciones de valor son aquellas que se consideran subvaloradas en relación con su valor intrínseco. Estas acciones suelen pertenecer a empresas estables y maduras, y suelen ofrecer dividendos consistentes.

Finalmente, la clasificación de las acciones también puede basarse en los derechos de voto que otorgan a los accionistas. Las acciones ordinarias son las más comunes y confieren derechos de voto en las juntas de accionistas, lo que permite a los accionistas participar en la toma de decisiones de la empresa. Por otro lado, las acciones preferentes son aquellas que otorgan prioridad en el pago de dividendos y en la devolución del capital en caso de liquidación de la empresa, pero no suelen otorgar derechos de voto.

Te puede interesar: El cambio climático y su impacto en la economía: Desafíos y oportunidades.

La clasificación de las acciones en la Bolsa de Valores se realiza utilizando diferentes criterios, como el tamaño de la empresa, el sector, la liquidez, la rentabilidad y los derechos de voto. Estas clasificaciones permiten a los inversionistas comprender mejor las características y el potencial de las acciones, y tomar decisiones de inversión informadas. Cada categoría de acciones presenta diferentes niveles de riesgo y oportunidades de ganancias, por lo que es importante que los inversionistas evalúen cuidadosamente sus objetivos y tolerancia al riesgo antes de invertir en acciones específicas.

Siempre ten en cuenta que, para hacer una inversión y tomar decisiones acertadas, es crucial contar con la información más actualizada.

La información y documentación que aquí se presenta, ha sido elaborada con fines didácticos / informativos. El contenido y la veracidad de esta corresponden a la exclusiva responsabilidad de quien la suscribe o la comunica. No representa una recomendación de tipo alguno, ni pretende incentivar la compra o venta de instrumentos financieros, títulos o valores, ni sugerir la inversión en activos de naturaleza alguna.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

TruCapitals-Logo-Blanco
Somos una sociedad anónima promotora de inversión (S.A.P.I.) conformada bajo un equipo experto en finanzas, actualmente establecidos en Tijuana, con oficinas en Ciudad de México y Nueva York, dedicados a generar beneficios mediante sistemas disruptivos, logrando conectar a nuestros usuarios con sus metas en menor tiempo.

Todos los derechos reservados. TruCapitals@ 2024. Aviso legal

×